La Técnica

El microblading es una técnica innovadora que permite conseguir estos resultados con total seguridad. Si quieres corregir un defecto estético, si necesitas rellenar tus cejas, dañadas a causa de alteraciones estéticas, o si quieres sentirte más segura de ti misma, el microblading está hecho para ti.

POR QUÈ EL MICROBLADING

A diferencia del maquillaje permanente, que al ser más parecido a un tatuaje deja una coloración menos definida, el microblading usa unas agujas finísimas impregnadas de pigmento de color. Estas agujas tienen la punta en forma de bolígrafo y trazan cada pelo individualmente, por lo que los resultados son mucho más naturales. Dependiendo del color de piel y de las cejas, se elige el tono de pigmento más adecuado.

Una sesión dura aproximadamente dos horas y, en un plazo de entre 30 y 40 días desde el primer tratamiento, se debe realizar otra sesión. La duración del efecto completo cambia dependiendo de la piel de la persona (más o menos grasa), normalmente dura un año y medio aproximadamente. Se recomienda encarecidamente realizar un retoque al año para mantener el color.

Después
Antes

LA SOLUCIÓN MÁS COMPLETA

La moda dicta sus leyes, y las cejas no están exentas de ellas. En el pasado hemos asistido a distintas tendencias: ultrafinas, ala de gaviota, completamente rasuradas, hasta las recientes cejas estilo «boyish».

Pero precisamente en estos últimos años se observa la necesidad de volver a un equilibrio natural, a una perfección de proporciones y formas dignas de la proporción áurea.

De hecho, las cejas juegan un papel fundamental en el rostro, son elementos de valorización, caracterización y también de corrección. Unas cejas con la forma equivocada pueden afear la cara, así como una forma más equilibrada puede añadir valor al rostro resaltando el resto de elementos (ojos, nariz, boca) para conseguir un resultado armonioso.

Calendario de cursos